Inicio FUTBOL INSTITUTO Carlos Fernando Machado, el glorioso

Carlos Fernando Machado, el glorioso

0

Es abogado y docente universitario. Va al Monumental desde 1973. Estuvo presente en la primera Liga Nacional de básquet en los ’80.

La historia de Carlos Fernando Machado: “Me hice hincha de Instituto porque viví toda mi infancia en Alta Córdoba. Mis amigos eran de la Gloria. Fui a colegios en Alta Córdoba (García Faure y Corazón de María) y los compañeros también eran en su mayoría de Instituto”, narra el glorioso.

Su primera vez que fuiste en la cancha: “Fue en el año 1973. A partir de 1975 fui más seguido. En el año 1976 seguí al equipo todos los partidos (de local y visitante)”, dice Carlos.

Que jugadores le gustaron más de los que vio: “Kempes, Ardiles, Mastrosimone, Hernández, Chaparro, Munutti”, narra el albirrojo.

Su opinión del básquet albirrojo: “¡Me encanta que tengamos básquet! Fui a muchos partidos de la primera Liga Nacional que jugamos allá en la década del ochenta. Me acuerdo que jugaban Carrizo, Fossatto y Gerlero, entre otros en el quinteto glorioso”, cuenta Carlos.

Como se compone su familia: “Esposa e hija”. Y añade sobre el partido que más le gustó en el Monumental: “Cuando le ganamos en 1987 a River 4 a 1. Recuerdo que ellos tenían entre sus filas a Pumpido y otros que habían salido campeones intercontinentales”, recuerda.

Como se hizo de La Gloria: “Seguramente influyó mucho un vecino de la casa de mis padres en Alta Córdoba. Su nombre era José Miranda. Me llevaba a la cancha. Íbamos todos los domingos”, narra Carlos.

Lo que más le gusta de Instituto: “Su inserción social. Un club con múltiples disciplinas. Y una gran tradición en el trabajo de Inferiores del Club”.

“Ser socio es importantísimo. Apoyo al club económicamente. Todo hincha debería ser socio”, señala Carlos.

Su anécdota más linda con La Gloria: “Recuerdo el partido con Almagro cuando ascendimos. Estábamos en la platea cubierta con un amigo en el Kempes. Con mi amigo Alberto Loza (también fanático). Y cuando hizo el gol el ‘Tano’ Riggio todos lloramos. Mi amigo dijo que no festejemos tanto que nos podían empatar. No sabía lo del gol de oro”.