Inicio DEPORTES BOXEO Los polémicos mensajes homofóbicos de una figura de la UFC

Los polémicos mensajes homofóbicos de una figura de la UFC

0
Los polémicos mensajes homofóbicos de una figura de la UFC

Todo aquel que no sea un frecuente seguidor de la UFC seguramente desconozca a Sean Strickland. De hecho, difícilmente les suene el nombre de algún lado. Más allá de su falta de reconocimiento fuera del ambiente en el que trabaja, dentro de la lucha libre es uno de los participantes más famosos. Tanto es así que está ubicado en la séptima colocación del ranking en la división de peso mediano y su historial marca que ganó 24 de los 28 combates que disputó a lo largo de su carrera (lleva seis triunfos consecutivos). Sin embargo, esta vez la nota la aportó no por sus movimientos dentro de la jaula, sino por unos comentarios fuera de época que realizó en su cuenta de Twitter.

Mirá también

«Instagram me echó de la plataforma, así que hola Twitter. Es tiempo de educarlos tontos», expresa en su biografía. Partiendo de esa base, será más sencillo poder comprender el por qué de los polémicos mensajes homofóbicos que publicó en respuesta a la pregunta de un seguidor. «¿Preferirías tener un hijo gay o una hija prostituta?», le consultó el usuario @FrunsOnYoutube. Acto seguido, no demoró en llegar su respuesta y aseguró de manera tajante: «Si tuviera un hijo gay pensaría que fallé como padre en crear tal debilidad… Si tuviera una hija puta pensaría que ella solo quiere ser como su papá«.

Luego, decidió bajar los decibeles y dijo que no tiene ningún tipo de problemas con la comunidad LGTBI. «Escuchen, los hombres gays son geniales, los apoyo a ellos con sus elecciones. La mayoría que conozco son felices», puntualizó. No obstante, los estigmatizó al aludir que cada vez que se encuentran con personas del mismo género su intención principal pasa por tener relaciones sexuales. En ese sentido, agregó en el mismo tuit: «Todos se juntan con amigos todo el día y tienen sexo. Nosotros, los hombres heterosexuales, estamos jodidos. Tenemos que trabajar duro para echarnos un polvo. No es justo».

Mirá también

Strickland, más conocido como Tarzán, no tuvo una infancia sencilla dado que creció en un contexto tóxico, situación que lo terminó afectando por sobre manera. Fue expulsado en varios colegios, donde sacaba a la luz toda la bronca que acumulaba durante su día a día. «Crecí en un hogar bastante abusivo y eso me generó bronca y estar lleno de odio. Es por eso que me echaron de todas las escuelas y la primera vez que entré a un gimnasio me golpearon hasta llorar», contó tiempo atrás en una entrevista con la web oficial de la UFC.

Mirá también

CASI TIENE QUE DEJAR TODO

A pesar de esa primera impresión con las artes marciales, señaló: «Mi primer día de entrenamiento fue la primera vez que sentí felicidad. Sin dudas, las artes marciales mixtas me salvaron la vida». Así y todo, estuvo muy cerca de abandonar la competencia dado que sufrió un accidente automovilístico muy importante: en diciembre de 2018 fue embestido por una camioneta de frente mientras manejaba una moto. «En ese momento, lo único que pensé era que ya no sería un luchador de UFC y que mi sueño se había acabado», confesó el nacido en Carolina del Norte hace 30 años.

Mirá también

Mirá también