Inicio DEPORTES BASQUET La Liga Nacional está pasando por un gran momento: las razones

La Liga Nacional está pasando por un gran momento: las razones

0
La Liga Nacional está pasando por un gran momento: las razones

La Liga Nacional está viviendo un momento único. En un deporte tan lógico como el básquet, la competencia argentina desafía esa máxima. El público comenzó a ir a la cancha, la paridad se presentó como nunca antes y cada juego puede terminar de mil formas. 

El liderazgo de Quimsa y San Martín, Ferro y San Lorenzo como sorpresas, la caída de Instituto y la irregularidad de Regatas, entre muchas otras situaciones, avalan lo expuesto y la situación presenta una verdadera, pero positiva, incertidumbre.

La mejoría en la eficiencia, el crecimiento de los jóvenes jugadores, el salto de calidad de los extranjeros y la variedad de equipos sin que nadie se destaque por encima de los otros también representan el paradigma actual de la Liga.

Mejoría en la eficiencia de los lanzamientos
La eficiencia es el Santo Grial del básquet moderno y qué tan provechoso es un lanzamiento es una rama nodal, como así también a la productividad por posesión en aclarados, poste bajo o cualquier tipo de jugada.

Índices como el tiro de campo efectivo (eFG) y el verdadero (TS)  permiten ver la verdadera situación al darle más importancia a los tiros de tres. El primero computa los aciertos en dobles y triples, ajustando el hecho de que el segundo de esos tipos de lanzamiento otorga un punto extra, mientras que el true shooting computa los aciertos en tiros de dos, de tres y libres.

En ese sentido, el portal Real GM provee los eFG y TS de todos los conjuntos y jugadores de la Liga Nacional, dando la oportunidad de analizar el nivel medio de la competencia ahora mismo en comparación con el de otros años.

Actualmente los equipos de la Liga mantienen un promedio del 55,3% en TS y 51,9% en eFG, y son números que habían bajado drásticamente en la 2020/21, en la que los conjuntos tiraron 53,6% y 47,5% respectivamente. 

[embedded content]

De hecho, desde la 2019/20 y 2018/19 que no se presentaban medias similares en los lanzamientos de campo verdaderos (55,5% y 55,3% respectivamente) y solo en la segunda de esas campañas el eFG fue superior al de la actualidad (52,1%).

Una mejor selección de tiro a partir del talento individual de cada uno de los jugadores y la calidad de los entrenadores para poner a sus dirigidos en posiciones óptimas explican el momento que está viviendo el torneo en este apartado específico, que quizás continúe creciendo en la segunda mitad del certamen.

El crecimiento de los jugadores jóvenes
Los proyectos que en los últimos años estaban en busca de nuevas oportunidades para confirmar lo que podían llegar a ser finalmente explotar en esta temporada, y eso también favoreció la falta de basquetbolistas referentes de la competencia años atrás.

Existen dos ejemplos concretos si se tiene en cuenta la tabla de los diez máximos goleadores de la Liga Nacional 2021/22 ahora mismo: Franco Baralle y Juan Pablo Arengo. 

[embedded content]

El de Quimsa (22 años) pasó de promediar 8,0 puntos en la campaña anterior a 16,7 en la actual, y se transformó en una de las principales opciones de gol en el conjunto de Sebastián González. El de Regatas, por su parte, aumentó de 11,5 en la 2020/21 a 16,0 en la 2021/22 y es una pieza clave para Gabriel Piccato.

El salto de calidad de los extranjeros
En esa tabla de goleadores también se puede ver el protagonismo de los foráneos de la competencia, algo que en la temporada anterior no había ocurrido. ¡Seis de los diez máximos anotadores de la 2021/22 nacieron en Estados Unidos!

Thomas Cooper (20,5), Latraius Mosley (19,6), Melvin Johnson (19,4), Eric Anderson (17,1), Jordan Adams (16,2) y Brandon Peterson (15,6) están dejando en claro que vale la pena hacer un esfuerzo económico para traerlos. 

[embedded content]

La variedad de equipos
Quimsa y San Martín lideran la Liga con récord de 9-2 y 9-3, pero nadie más que ellos alcanzó el 70% de victorias y solo Atenas no llegó al 20%, lo que representa un limbo en el que la mayoría de las escuadras compiten día a día sin sacarse diferencias claras.

Un momento único
“La estuve siguiendo, sé que la temporada pasada el nivel había bajado pero que en ésta volvió a subir”, explicó Selem Safar en una entrevista con la AdC y en pocas palabras dedujo con exactitud lo que ocurre actualmente.

Se viene la segunda mitad de la temporada y el paradigma seguramente se mantenga de la misma forma. Los colores de cada cancha, las familias alentando y los jugadores disfrutando, es imposible no ilusionarse con la Liga Nacional. Ya llega lo especial. A acomodarse en el lugar.

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14