Inicio DEPORTES CICLISMO ¿Merece la pena comprarse una bicicleta de montaña sin doble suspensión?

¿Merece la pena comprarse una bicicleta de montaña sin doble suspensión?

0
¿Merece la pena comprarse una bicicleta de montaña sin doble suspensión?

En la actualidad, las bicicletas de montaña de doble suspensión están de moda y copan el mercado. Además, parece que todo el mundo anhela una, descartando las rígidas como opción de nueva bici. Pero, ¿significa esto que las bicicletas rígidas ya están desfasadas, como sucedió en su momento con las MTB con ruedas de 26” ó 27,5” cuando llegaron las 29″?

Respondemos a esta pregunta, cada vez más recurrente en los últimos meses, repasando los atributos principales de las bicicletas rígidas. También qué se puede y no se puede hacer con ellas y si, en definitiva, siguen mereciendo la pena como opción de compra.

Bicicletas de montaña rígidas: qué son y características principales

Lo primero de todo es aclarar el concepto de bicicleta de montaña rígida y los elementos que mejor la definen. Se trata de la bicicleta de montaña más convencional y clásica que existe. El cuadro es completamente rígido salvo en el eje delantero, en el que se instala una horquilla de suspensión, por lo general de corto recorrido (100 mm ó 110 mm). En realidad, su nombre correcto sería el de bicicleta de montaña semi rígida y las rígidas serían las MTB sin suspensión en ninguno de sus ejes. Pero en las dos últimas décadas las semi rígidas han adoptado la palabra ‘rígida’ porque han desplazado casi por completo a las rígidas totales en el mercado.

Las rígidas de carbono más ligeras se mueven entre 8 y 9 kg y en aluminio 11-12 kg

También es la bicicleta de montaña más simple en diseño y mecánica. Presenta un triángulo delantero y trasero estándar sin elementos de suspensión, tales como bieletas o anclajes del amortiguador. Esto hace que sean más ligeras y rígidas que las de doble suspensión. Propiedades que se traducen en mejor aceleración y agilidad en subida y curvas. Por lo general, y en terreno favorable, llano o subida, la rígida ofrece mejores prestaciones que una doble suspensión.

¿Qué se puede  hacer y qué no con una bicicleta de montaña rígida?

Teniendo en cuenta estos elementos, las rígidas actuales son mountain bikes rápidas y ligeras, aunque siguen estando limitadas en tramos técnicos. Tendrás que tener un buen nivel de manejo con la bicicleta para ser rápido y ágil en este terreno.

Así, su carácter polivalente es menor al de una doble suspensión, sobre todo para la modalidad del XC. En este sentido también existen rígidas de trail o incluso de enduro, aunque estas bicicletas no son tan populares y hay menos oferta en el mercado. Pero pueden llegar a ser muy útiles para ciertos perfiles de biker, como te explicamos más adelante.

En las MTB rígidas, buena parte de las vibraciones e impactos del terreno las absorbe el biker

Con una bicicleta de montaña rígida, por tanto, podremos completar rutas rodadoras sin demasiadas bajadas o tramos técnicos con prestaciones muy destacadas. Suben bien y son excelentes rodadoras, pudiendo mantener una buena velocidad media durante un largo periodo de tiempo. Pero se muestran más limitadas en los descensos, obstáculos, rocas, etc. También son menos cómodas y absorbentes. En las rígidas, buena parte de la vibraciones e impactos los asume el ciclista, algo que se mitiga más con una doble.

Además, otro aspecto a tener en cuenta es la simplicidad mecánica de la rígída. Por lo general, necesita menos mantenimiento que una doble. No tendremos que mantener ni el amortiguador, cuya revisión es más cara que la de la horquilla, ni los casquillos del basculante.

Rígidas de trail o enduro, ¿merecen la pena?

Las bicicletas semi rígidas de cross country siguen siendo las más demandadas en el mercado y al hablar de mountain bike rígidas solemos aludir siempre a éstas. Pero en muchas marcas aún perviven modelos de trail o enduro sólo con suspensión delantera.

Se trata de un tipo de bicicleta más de nicho, para aquellos bikers que no busquen velocidad ni altas prestaciones en sus rutas. Es una rígida más polivalente, con recorrido de horquilla de 120 mm a 140 mm. Tiene así mejores capacidades para el descenso, pero es más exigente en cuanto al manejo, más pesada y menos cómoda.

Asimismo, modelos actuales como la Trek Roscoe o la Orbea Laufey incorporan de serie cubiertas muy anchas (2.6″ ó 2.8”) y tija telescópica para mejorar la absorción de impactos, el agarre y adoptar una postura de control más eficaz.

ciclista con MTB

Conclusión: ¿me paso a una doble o sigo con rígida?

Es una pregunta que debes contestarte teniendo en cuenta tus necesidades y tipo de recorridos que realices. Te recomendamos no guiarte por la moda actual de las dobles, valorando los puntos fuertes de una rígida: ligereza, rigidez, bajo mantenimiento y también precios más ajustados.

Pero si con tu rígida sigues sintiéndote torpe en las bajadas, o no te encuentras lo cómodo que desearías, tal vez puede llegar el momento de pasarte a una doble suspensión. Pero ten en cuenta siempre en qué nivel técnico y físico estás, así como el tipo de rutas que realices.

Mountain bike rígidas: modelos recomendados

A continuación, destacamos los modelos de referencia en el mercado, con una amplia gama de montajes tanto en cuadro de carbono como en aluminio.

Orbea Alma

Se trata de una de las rígidas más vendidas de los últimos años. Su cuadro de carbono monocasco de alta gama (OMX) sólo pesa 850 gramos, aunque también ofrece multitud de versiones con carbono algo más pesado y asequible (OMR), pero muy fiable. Además, existen modelos Alma en aluminio hidroformado que son auténticas superventas.

Mondraker Podium Carbon

Lleva años siendo la rígida de carbono más ligera fabricada de serie, con un peso de cuadro de 775 gramos. Sus tubos estilizados y finos tirantes son sinónimo de rigidez extrema, sin añadir un gramo de más al conjunto. Si te gusta esta bici pero tu presupuesto es más ajustado Mondraker ofrece también versiones en aluminio, heredando parte del diseño y geometría de los modelos Carbon.

Specialized Epic HT

Otra de las rígidas peso pluma del mercado, habitual desde hace años en competición y en todo tipo de eventos MTB. Sus versiones de alta gama bajan de los 8,5 kg con el montaje de serie. Además, incorporan la tecnología de gestión inteligente de la suspensión Brain. Con ella no es necesario contar con mando remoto de bloqueo en el manillar.

Cannondale Scalpel HT

Una de las grandes novedades de los últimos meses en materia de rígidas XC. La Scalpel HT viene a sustituir a la célebre F-Si, con un cuadro inédito (895 g en la versió superior), geometría más lanzada, vainas absorbentes y montaje con la horquilla monobrazo Lefty 8 de 110 mm.

Trek Procaliber

La Trek Procaliber sigue fiel, desde hace varias temporadas, al sistema de microsuspensión IsoSpeed. Un casquillo que une el tubo del sillín con el superior, aunque con un ligero desacoplamiento. Así se consigue una pequeña flexión en la zona, que absorbe vibraciones e impide que lleguen a la tija o el sillín. El cuadro Procaliber con IsoSpeed está disponible tanto en carbono como en aluminio. Aunque las bicicletas completas sólo se ofrecen en fibra.

Compártelo