Inicio DEPORTES TENIS El tenista de 97 años que se queda en Ucrania porque «no le teme a nadie»

El tenista de 97 años que se queda en Ucrania porque «no le teme a nadie»

0
El tenista de 97 años que se queda en Ucrania porque «no le teme a nadie»

Leonid Stanislavskyi no es un simple tenista, sino mucho más que eso. A sus 97 años, el hombre récord Guinness que pareciera todo lo puede, se topó con un nuevo desafío: la invasión rusa a Ucrania, su país natal y en el que vive actualmente. Y no se achicó. Por el contrario, el ucraniano decidió permanecer en su país.

«No le tengo miedo a nadie… Espero que la guerra termine para poder jugar al tenis», aseguró Stanislavskyi, que se encuentra en su país natal junto a su familia, a la espera de que el conflicto internacional cese. Mientras tanto, sueña con volver a agarrar una raqueta.

Leonid Stanislavskyi con Rafa Nadal

Leonid Stanislavskyi con Rafa Nadal

Mirá también

Tal como contó el protagonista, sus seres queridos intentaron en reiteradas ocasiones sacarlo de Ucrania, algo que no consiguieron. «Mi hija Tanya está en Polonia, quiere llevarme allí. Pero decidí quedarme aquí. Si pudiera ir a Polonia, jugaría allí al tenis. Pero prefiero quedarme aquí y esperar», reveló.

Por último, el tenista más longevo del mundo explicó el motivo por el cual no vive con tanto temor: «Tengo problemas de audición así que duermo por la noche y no escucho nada. Hubo bombardeos y, por la mañana, sirenas de ataque aéreo».

El tenista más longevo del mundo. (REUTERS/Sergiy Kozlov)

El tenista más longevo del mundo. (REUTERS/Sergiy Kozlov)

Mirá también

VIDEO: EL DÍA QUE STANISLAVSKYI PELOTEÓ CON NADAL

«Espero vivir para llegar a los 100 años», aseguró en varias entrevistas el deportista oriundo de Ucrania. Y con esa admirable mentalidad​ afronta la vida. Hace un tiempo, se dio el lujo de pelotear ni más ni menos que con Rafael Nadal. Eso sucedió en la previa del Campeonato del Mundo Super-Seniors 2021, certamen al que asistió el mencionado tenista de 97 años.

Mirá también

Mirá también